22 de julio de 2009

SOLILOQUIO DEL FARERO

"Releer es defender la memoria de lo leído".F. Savater

La soledad está en todo para ti, y todo para ti está en la soledad...Hay quienes en medio de la vida la perciben apresuradamente, y son los improvisadores, pero hay también quienes necesitan distanciarse de ella para verla más y mejor, y son los contempladores. El presente es demasiado brusco, no pocas veces lleno de incongruencia irónica, y conviene distanciarse de él para comprender su sorpresa y su reiteración.

"LA SOLEDAD", OCNOS, Luis Cernuda

Releyendo Ocnos, un gran libro de poemas en prosa de L. Cernuda escrito desde la nostalgia y, en concreto, el texto "LA SOLEDAD", recordé los primeros versos del" SOLILOQUIO DEL FARERO": "Cómo llenarte soledad,/ Sino contigo misma",donde el poeta-farero siente "el fiel y el último encanto de estar solo" frente al mundo y frente a todo. Este largo soliloquio me hizo revivir un largo paseo una tarde de este verano hacia Cabo Home entre los acantilados da Costa da Vela y los faros. Allí, ante la esfinge tendida de As Illas Cíes, el tiempo detenido entre la violencia desatada de las olas y su propia mansedumbre, sumergía "restos palpitantes de otras vidas/ con palabras secretas" (J.A.Valente)


Vista aérea del Faro de Cabo Home en Cangas do Morrazo ( Pontevedra). Fotografía de N. Villaboy.

SOLILOQUIO DEL FARERO


Este poema de Luis Cernuda incluido en Invocaciones ( 1934-1935) es una meditación retrospectiva del poeta que a través de un yo lírico , un farero, emprende un diálogo unidireccional con la soledad , la eterna soledad que nunca le abandona. Se dirige a ella para evocar tres momentos de su existencia : la infancia, la juventud y la madurez en un tono intimista alejado de la desesperación. Su infancia se identifica con una soledad plena " Fui luz serena y anhelo desbocado"; pero con el transcurso de los años el mundo del deseo choca con la realidad y surgen la frustración y la angustia existencial :"Por menudos amores ni ciertos ni fingidos,/ por quietas amistades de sillón y de gesto.../ Por los viejos placeres prohibidos.../En bocas de mentira y palabras de hielo". Por esa razón, este farero buscará de nuevo la soledad de siempre : " Por ti me encuentro ahora el eco de la antigua persona/ Que yo fui". Farero y poeta, enfrentados con el mundo, hallan en la soledad el refugio deseado:"...y tú me das fuerza y debilidad/ Como al ave cansada los brazos de la piedra"; finalmente, la soledad se asocia con la propia esencia:

"Tú, verdad solitaria,/ Transparente pasión, mi soledad de siempre,/Eres inmenso abrazo;/El sol, el mar,/ La oscuridad, la estepa,/ El hombre y su deseo,/ La airada muchedumbre,¿Qué son sino tú misma?
Por ti, mi soledad, los busqué un día;/ En ti, mi soledad, los amo ahora."

LEER POEMA




ENLACE : FAROS DE GALICIA

2 Comentarios:

Ubú dijo...

Feliz conexión ésa que te levou de Cernuda á paraxe fermosa e agreste de Cabo Home.
Vou eu contribuir con outro fareiro que, ó igual que ti fixéches chamándolle "esfinxe" ás Illas Cíes, coa poesía é quen de mudar as pedras.

EL FARERO, DE MIL BIGOTES...

El farero, de mil bigotes -nunca logré saber cuál es el suyo-, me ha pedido si, por una noche, querría encargarme de la luz. Hemos subido a la torre, me ha mostrado el mecanismo y me entrega las llaves. A puesta de sol, ya estaba yo aparejando y poniéndolo en marcha según prescripción y norma. Al principio, me encantaba el paso de los haces luminosos por las viñas -me diríais verdean como a mediodía- por los pinares que se recortan a fuerza de claridad y por las rocas. Pero la sorpresa -maravilla, prodigio, magia- ha sido al apercibirme de que al romper la obscuridad, bien entrada la noche, el haz de luz se proyectaba, en cada pasada, sobre un país nuevo, en inesperados paisajes, en islas no previstas, en lugares de fábula y de cuentos de hadas. No es que sea milagrero; mas os puedo asegurar que por dondequiera que se proyectaban los haces del faro, regulares y monótonos, aparecía lo increíble, como si la roca de la torre se echara a surcar, a velocidad nada fácil de concebir, todas las mares del mundo y la costera. Por momentos he creído que la losa y el castillo fareros fuera una nave en navegación nocturna, a tenor de un proyecto maduro y germinativo. Las costas, con sus puertos y ciudades, los freos y los escollos evocadores o temibles, las islas ilustres y fecundas, los promontorios y arenales famosos; y, también, el Archipiélago con el Templo, las Columnas, la Estatua y el Olivo. Como en pleno día, ¡y, yo solo, manejando el Misterio! he descubierto, hoy, el secreto de la fidelidad de los fareros a su profesión dura y responsable. Ellos, solitarios, son los videntes de lo que fue y de lo que será. Cada noche y a cada minuto, el haz luminoso les muestra la Eterna Permanencia.

J. V. Foix. De LA ESTRELLA DE PERRIS.

abueloscrisytoño dijo...

Magnifica esta entrada, lo tiene todo no falta nada. Es un placer pasar, leer y aprender.
Un abrazo
A.cris

Publicar un comentario en la entrada

 
Optimizado a 1024 X 768 de Resolución de Pantalla. Diseñado por Víctor V.Q. para Cuaderno de las Letras