7 de abril de 2011

"Un periférico exiliado": Elias Canetti

"Pilares de la sociedad", por G. Grosz, 1926


"Hoy he estado leyendo a fondo a Maquiavelo. Por primera vez me ha cautivado de verdad. Lo leo con frialdad y poco encono. Me llama la atención que investigue el poder de la misma manera como yo estudio las masas. Aborda su tema con total imparcialidad; sus ideas provienen de su experiencia personal con gobernantes y de sus lecturas. Lo mismo puede decirse de mí, mutatis mutandis. Como cualquier hombre de nuestra época, he tenido experiencias con las masas más diversas, y mediante una incesante lectura intento hacerme una idea de las masas remotas y pretéritas. Tengo que leer mucho más que él; su pasado es la Antigüedad, Roma sobre todo, el mío es cualquier pasado del cual se sepa algo. Creo, sin embargo, que leemos de manera parecida: dispersos y concentrados a la vez, y sintiendo afluir de todas partes los fenómenos similares. Por lo que respecta a la masa misma, yo he perdido mis prejuicios iniciales, y ya no es para mí ni buena ni mala, sino que existe, y la ceguera en la que hasta ahora hemos vivido con relación a ella me resulta intolerable. Mi relación con Maquiavelo sería más pura si no me interesara también el estudio del poder; aquí se cruzan mis caminos y los suyos de un modo más íntimo e intrincado. El poder sigue siendo para mí el mal absoluto, y sólo en cuanto tal puedo ocuparme de él. A veces mi hostilidad se adormece, como cuando leo a Maquiavelo, por ejemplo; pero es sólo una ligera somnolencia, de la cual me despierto muy a gusto.

No he encontrado a mis poderosos en el panteón de los glorificados por la historia. Cuanto más a menudo se citaba un nombre de este tipo, más difícil me resultaba acercármele. Desconfío de la gloria póstuma que reposa en hechos ocurridos hace ya mucho tiempo, y de lo que más desconfío es del éxito. Yo mismo, como cualquier otro, puedo examinar las obras de grandes hombres que existan como textos. Pero ¿qué examen podría acercarse jamás a hechos pretéritos? Sólo existe el examen de opiniones sobre hechos, y yo ante éstos no me arredro: no les brindo crédito ni respeto."


Hampstead. Apuntes rescatados 1954-1971.

Elias Canetti. Anaya & Mario Muchnik


Tras el título Apuntes rescatados se oculta una "summa"conscientemente elegida y organizada del pensamiento de Elias Canetti. Las reflexiones se centran en las diferentes culturas del mundo para indagar en el comportamiento humano. Canetti entabla un diálogo con autores de diversas épocas: Aristóteles, Platón y Plutarco, Dante y Cervantes, Stendhal, Lichtenberg y Gogol, Kafka y Pavese en esos Apuntes, pensamientos o aforismos con intensas y profundas pinceladas de lucidez.


"El sefardí Canetti en su vacío cósmico, entre lenguas y países que sólo a medias quiere como suyos".



ELIAS CANETTI ( 1905-1994), búlgaro de origen sefardita ( que quería ser recordado como"un viejo español") y de nacionalidad británica, pasó gran parte de su vida entre Inglaterra, Viena, Alemania y Zúrich. En 1981 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura.

Narrador, dramaturgo y ensayista, es autor de una gran y única novela, Auto de fe, 1936, (con el significado, según la traducción literal del título en alemán, de"ofuscación"). Esta obra plantea la relación entre la erudición y la locura personificada en un sabio encerrado entre sus libros que acaba pereciendo tras prender fuego a su biblioteca. Otros títulos destacados son, Masa y poder ( ensayo antropológico, 1960), un clásico del pensamiento del siglo XX, sobre el concepto de "masa" vinculado al poder, opuesto al concepto freudiano como estado primitivo del ser humano , El otro proceso de Kafka ( ensayo, 1969), La conciencia de las palabras (1975) o La lengua absuelta (1977). Pero el autor es conocido, sobre todo, por sus tres volúmenes autobiográficos y sus cuadernos de apuntes distribuidos en seis libros (de aforismos fantásticos cercanos al microrrelato, bocetos psicológicos...): Notas (1948), Toda esta admiración dilapidada (1960), La provincia del hombre (1972), El corazón secreto del reloj (1985), El suplicio de las moscas (1992) y Desde Hampstead.


Las principales obsesiones de Elias Canetti giran en torno a dos grandes temas interrrelacionados entre sí: el tema de la "masa" y el poder , y el tema de la muerte. En uno de sus apuntes podemos leer: "Ya no estás obsesionado con la masa. Ya no te empeñas en inventar recetas para su buen comportamiento y su bienestar. Estás más obsesionado que nunca con la muerte. La muerte en masa ha absorbido por ti a la masa. Tu propia muerte ya no es más que indiferente. Está absolutamente claro que es únicamente cuestión de la muerte en general". Lo contrario de la muerte es la supervivencia "el momento de sobrevivir" que es , según Canetti, "el momento de poder" (1).

El doble papel de la inteligencia como brillo paralizante y peligro destructor, tratado en Auto de fe, es otra preocupación esencial para el autor: "La escritura canettiana cuestiona sin cesar la aniquilación física; de modo más profundo, se ocupa de la aniquilación intelectual, incluida la que proviene de la alta cultura (2)




Siegfried Nevenhauesen


" ¡ Los hombres sólo piensan esquivando!" De las "Conversaciones de Goethe". Hampstead.


"Elias Canetti fue uno de los grandes viajeros de nuestro tiempo. Habitante de las inmediaciones del siglo XX, fue testigo de las atrocidades del nazismo, de la conversión del ser humano en cifra por el exterminio, de la sensación del fin del mundo que tuvieron los sobrevivientes de Hiroshima... Canetti ( el gran sobreviviente) nos recuerda que de algún modo somos sobrevievientes de todos aquellos que han muerto en el pasado. El sobreviviente es aquel que se pregunta por el destino de los muertos y que parece habitar esa delicada frontera entre la vida y la muerte que sólo los grandes poetas han explorado" (3). Su ansia de permanencia tras la muerte queda bien patente tras esta sentencia:" Deja tras de ti algún enigma o morirás de verdad". Canetti quizás nos haya dejado más de un enigma en esas 134 cajas con papeles y cartas, depositados en Zúrich, que no podrán ser abiertas hasta el año 2024.


"LO DECISIVO ES EL SABER LATERAL"


Canetti situó al sujeto ante el opresivo tribunal de la modernidad. Acorralado por el pensamiento único y el poder de todo lo que es central, el débil, el rebelde, el poeta, el testigo, dispone de una última estrategia: el salto lateral (4). El autor en El suplicio de las moscas definió la lateralidad en el saber humano: "A medida que crece, el saber cambia de forma. No hay uniformidad en el verdadero saber. Todos los saltos se realizan lateralmente, como los saltos de caballo en el ajedrez. Lo que se desarrolla en línea recta y es perceptible resulta irrelevante. Lo decisivo es el saber torcido, y sobre todo lateral" (4). Ejemplo claro de estas afirmaciones es el protagonista de Auto de fe, un sinólogo narcisista que se aísla de la realidad , hundiéndose en la autodestrucción al buscar solamente la abstracción, la teoría. Como consecuencia de ello cae en la locura y arde junto a sus libros en la gran pira metáfora de su aniquilamiento.


"ARTE POÉTICA LATERAL"



En esta frase de Canetti, "lateral" significa ir más allá, en un sentido amplio de las palabras cultura y literatura.Para Claudio Magris, Elias Canetti es "el último superviviente de la cultura centroeuropea; en el período de entreguerras creó una literatura "lateral" (marginal, para otros), pero rigurosamente racionalista (debido a su formación científica) para mostrar el delirio contemporáneo".


La literatura según Canetti es "...Arte de la transfiguración, la literatura es una apuesta contra la muerte. El cometido ético de la escritura consiste en responsabilizarse de la vida imaginada, en su fugacidad y su dolor, con entera misericordia. Ante la técnica pura, la literatura insufla vida al lodo que le sirve de materia prima". Canetti en su concepción de la realidad sigue en gran manera a Kafka, el escritor que más admiraba; en su ética de la escritura se acerca a Tolstoi, aunque rechaza el sentido religioso del escritor por parecerle "megalómano y arcaico"(4).



"Stendhal nunca fue mi Biblia, pero ha sido entre los escritores, mi hombre redentor...nunca he abierto un libro suyo sin sentirme ligero y diáfano. Jamás fue mi ley. Pero mi libertad era él (...) Sin Cervantes, Gogol, Dostoyevski y Büchner no sería yo nada: un espíritu sin fuego ni aristas."

NOTAS


(1) "Elias Canetti : un pensador desubicado". Agapito Maestre, en "Breviario Político"; (2) "Elias Canetti: el jinete lateral", Juan Villoro (3) "Elias Canetti, sobreviviente", Mauricio Molina. (4) " Elias Canetti: el jinete lateral", por Juan Villoro.


Bibliografía: Historia de la Literatura Universal, de Martín de Riquer y José María Valverde, Editorial Planeta. Hampstead, Apuntes rescatados 1954-1971, Anaya & Mario Muchnik. El poder de la Palabra (www.epdlp.com).


Artículos: "Primicia mundial de un Canetti inédito", de Winston Manrique Sabogal, El País (05/04/2010); http://www.elpais.com/ : "Canetti contra la vida privada" y "Elias Canetti en pocas palabras", ambos de L.F. Moreno Claros. http://www.elcultural.es/ : "Elías Canetti Apuntes (1942-1993).Trad. J.José del Solar. G. Ohlrich, G. Dieterich y B. Galán. Galaxia Gutenberg/ Círculo de lectores; http://www.diarioperfil.com.ar/ : "Elias Canetti: el jinete lateral", Juan Villoro.




1 Comentarios:

siroco dijo...

En los laberintos cibernéticos, espejos de memoria, encuentro asombrado gratamente tu blog. Pleno de luz y de palabras recorro con mi vista y mi corazón tus lecciones de sabiduría.

Un abrazo.

Publicar un comentario

 
Optimizado a 1024 X 768 de Resolución de Pantalla. Diseñado por Víctor V.Q. para Cuaderno de las Letras